Análisis | The Quarry


Vuelve la toma de decisiones por excelencia

Supermassive Games me conquistó cuando publicaron Until Dawn, que me maravilló por completo y cambió mi concepción sobre los juegos de toma de decisiones. Hasta entonces, había sido uno de mis géneros favoritos. Quizá sea por mi gusto por los videojuegos o incluso por mi personalidad como jugador que este tipo de títulos siempre me ha enganchado por el papel en el que te mete, las infinitas posibilidades que te plantea y, sobre todo, el clarísimo hecho de que cada pasada puede ser totalmente diferente a la anterior. Reafirmé mi amor por el estudio cuando sacaron la primera parte de la antología The Dark Pictures, véase Man of Medan. Luego llegó Little Hope y, más adelante, House of Ashes, mi favorito hasta ahora por tratar de manera tan pura lo sobrenatural en una historia que perfectamente podría estar basada en hechos reales.

El estudio consigue desarrollar en cada título una aventura narrativa extremadamente cinematográfica pero no para gusto de todos, así que me siento afortunado de ser uno de los amantes platónicos de las aventuras narrativas. Ahora, es el turno de The Quarry, cuyo anuncio me sorprendió pero encantó porque pensaba que iban a lanzar antes The Devil in Me o terminar la antología antes de atreverse con una nueva IP que tiene muchas referencias al género slasher de videojuegos o películas que iremos desentrañando paso a paso a continuación. Pero, ¿supone The Quarry mi amor eterno por Supermassive o es un pinchazo en su historial? Lo único que puedo adelantar es que podría pasar perfectamente por una mejorada secuela espiritual del ya juegazo que fue Until Dawn.

The Quarry nos presenta a nueve monitores con ganas de pasarlo bien en el campamento Hacket’s Quarry, pero nada más lejos de la realidad, tal y como nos tiene acostumbrados el estudio. Huelga decir que, pese a una introducción de cine que capta la atención del jugador al ritmo de Moonlight, de Ariana Grande, las primeras dos horas de juego buscan entrar tantísimo en contexto y sentar las bases de los personajes tan al milímetro, que se hacen bastante largas. El juego hace un muy buen recorrido inicial para darnos a conocer a los monitores, primeras pinceladas del misterio que esconde el campamento y el lore que rodea The Quarry y, si bien es cierto que atrae y solo consigue querer jugar y saber más sobre su historia, jugabilidad y el renovado sistema de toma de decisiones, el prólogo y los capítulos 1/2 se llegan a hacer algo tediosos, muy sobrecargados.

No es nada nuevo porque Supermassive nos tiene acostumbrados a introducirnos en la trama del juego paulatinamente, sabiendo que la introducción es un sacrificio bastante arduo que, finalmente, termina por ser lo que engancha al jugador. Podría decir esto de todos los juegos que han desarrollado, pero no como un aspecto negativo (que en general no me lo parece, en ningún arte), si bien una advertencia para cualquiera que crea que todo es así. The Quarry llama en sus primeras horas a disfrutar del paisaje, de esos gráficos hiperrealistas, de las expresiones faciales tan bien conseguidas y de una ambientación que promete mucho; en definitiva, saca músculo e invita a adentrarnos en lo que va a suceder. Tras una larga introducción que dura más allá del prólogo pero acaba siendo agradecida por presentar tan cuidadosamente bien el título, The Quarry es un camino hacia adelante.

Una experiencia con alta rejugabilidad y multitud de caminos diferentes que bien podría ser la versión actual de Friday the 13th

Un solo juego. Mil historias diferentes en cada una de las pasadas. Pleno control de lo que ocurre en todo momento. Eso es The Quarry. No podemos en absoluto hablar de una experiencia lineal que termina cuando aparecen los créditos. De hecho, la primera vez que se termina el juego es cuando empieza la fiesta en el after, volviendo al inicio para tomar otras decisiones diferentes, mantener a más supervivientes con vida o quitarte a todos del medio, ser más o menos capullo y dinamitar las relaciones entre los monitores o hacer que sean una piña hasta el final… ¡cuántas opciones! No conseguiré averiguar nunca el número exacto de giros de guion que puede tener el juego, porque aunque el número de finales esté contado, las decisiones que se toman durante la campaña pueden crear infinitas combinaciones. Sí, sí, de eso va el juego, pero The Quarry va un paso más allá y te mete decisiones hasta en la sopa que no solo se quedan en ir por izquierda o la derecha en una bifurcación, muchísima más interacción en los diálogos entre los supervivientes, y detalles que parecen sin importancia pero que pueden suponer de vital importancia, como matar una araña.

Tenemos a un grupo de monitores que, tras un verano de trabajo, diversión y líos amorosos, se dispone a abandonar el campamento de Hacket’s Quarry hasta que acto que podría considerarse el más egoísta del mundo les obliga a pasar una noche más en las inmediaciones del campamento y el espeso bosque que los rodea. Empieza la temporada de caza, ¿pero qué es lo que se caza? ¿Es todo culpa de los osos? Supermassive apuesta en este nuevo proyecto por un mal mixto compuesto por (in)humanidad, leyenda y sobrenatural en lo que sin duda es su juego más salvaje hasta el momento que no da tregua a partir un par de capítulos después de su inicio. Ríete tú de los wendigos de Until Dawn o de las criaturas del inframundo de House of Ashes, aquí van con todo pero, sin lugar a duda, tiene mucha ayuda de uno de las épocas doradas del género en su vertiente cinematográfica.

The Quarry bebe poderosamente de los clásicos de terror slasher de la década de los 80/90, especialmente de Friday the 13th (Viernes 13). No quiero entrar en muchos más detalles respecto a este apartado que puedan estropear la experiencia de juego o considerarse spoilers, por lo que me limitaré a dar unas pequeñas pinceladas sobre lo que los jugadores pueden encontrarse en esta aventura narrativa y de qué manera marca la diferencia para dar la imagen de un juego original. Hablo de Friday the 13th como principal referente por varias razones, la mayoría obvias para todo aquel que haya visto materiales promocionales del nuevo juego de Supermassive, pero que se multiplican exponencialmente dentro de la campaña: monitores jóvenes en un campamento de verano, sobrevivir a la noche, un mal desconocido que busca acabar con la vida de los mismos, una historia maldita y baños en el lago a la luz de la luna, ¿qué puede salir mal?

Lo que salva a The Quarry de ser una adaptación de Friday the 13th que transcurre en el año 2022 son varias cosas, que por suerte consiguen remar a su favor: el único juego reciente que hay de la franquicia de nuestro querido Jason Vorhees es un desastre a todos los niveles, multijugador además y sin campaña propia; la actualidad de trasladar un éxito de masas cinematográfico y cultural estrenado en 1980 (la película tiene lugar en el 1958) a nuestros días, llamando la atención de seguidores de la franquicia y nuevos interesados en redescubrirla, con ese toque nostálgico; y, por último y más importante, que consigue fusionar la temática de Friday the 13th con el sello de Supermassive Games, dándole a la narrativa y a la ambientación una mezcla de entre humano y sobrenatural donde el único mal no es solo un tío enorme con habilidades sobrehumanas. The Quarry es, en definitiva, la fusión definitiva entre Friday the 13th y Until Dawn, pero en el mejor de los sentidos.

Si tengo que lanzarle un dardo a un punto muy concreto de la narrativa de The Quarry es el hecho de lo poco bien que trata las relaciones LGBT. Sin entrar en detalles que pueden desvelar parte de la trama para los jugadores, resulta desolador cómo un juego de estas características tiene tantísima libertad y cuenta sin ningún pudor así como con todo tipo de detalles las relaciones heterosexuales, pero se corta tantísimo con las homosexuales. Es uno de los grandes fallos de Supermassive Games, que sorprendentemente se repite en este título. Con lo que se esfuerzan en darle peso a las relaciones entre los personajes y su impacto en la historia y consecuencias de la misma, la inclusión sexual es totalmente descafeinada y poco realista, espeluznantemente cohibida. El juego transcurre en 2021/2022 así que, por favor, qué menos que tratar la sexualidad con total naturalidad, sobre todo cuando puede ser tan instructiva. ¿De qué me sirve alcanzar ciertos límites y saber cómo se lo montan dos personajes heterosexuales mientras dos homosexuales parecen estar haciendo algo sumamente prohibido? Hasta el mal que acecha Hacket’s Quarry parece estar más aceptado.

Compuesto por un elenco de lujo

Supermassive siempre cuenta con un reparto exquisito para sus juegos de aventura narrativa, donde los actores cargan con uno de los mayores pesos del producto. The Quarry no es la excepción, y tiene a uno de los mejores grupos de actores y actrices que no solo se encargan de darle voz a los personajes, sino también toda la captura de movimiento y las expresiones faciales de los mismos; lo que viene a ser un casting todoterreno. De ellos depende muy y mucho que el jugador sienta en primera persona las experiencias de los personajes que controlamos, siendo uno de los aspectos más llamativos y realistas en este tipo de títulos que ya son marca de la casa y con este nuevo lanzamiento no resulta una excepción. Además, se nota un gran paso hacia adelante respecto a House of Ashes, el último juego desarrollado por el equipo.

En el anteriormente mencionado título, que insisto me resulta la mejor entrega de la antología The Dark Pictures, el elenco aun siendo muy bueno no estaba compuesto por tantos actores/actrices con un reconocimiento internacional (a excepción de la grandísima Ashley Tisdale). Asimismo, las expresiones faciales y captura de movimiento no estaba tan bien implementada y muchas interpretaciones parecían robóticas y no demasiado realistas. Es conocido por todos que la antología The Dark Pictures y Until Dawn/The Quarry son productos con presupuestos diferentes y de un desarrollo no equiparable. De ahí que las entregas de la antología cuesten entre 30-40€ y los dos títulos independientes entre 70-80€. Mención aparte que Until Dawn fue exclusivo de PlayStation, con el respaldo económico de Sony. Por eso, debemos ser consecuentes a la hora de valorar esta obra, y bien por tanto The Quarry es la evolución natural de Until Dawn y no de otros proyectos del estudio.

Ted Raimi (Travis), David Arquette (Chris), Ariel Winter (Abigail) y Brenda Song (Kaitlyn) son algunos de los actores que dan vida a los personajes de The Quarry, el elenco más internacional de un producto de Supermassive Games, como ya adelantaba en líneas anteriores. En su versión de PS5, que es la que he tenido el placer de jugar, los gráficos y las animaciones de los personajes son uno de los platos más fuertes del juego. La calidad gráfica de los escenarios también está a la altura: esos fondos nocturnos con la luna llena o cada detalle del campamento. Por tener una queja, los detalles del agua y el río sí que están un poquito obsoletos. Sé que se dice mucho, pero es como estar viendo una película con un reparto coral que sabe perfectamente cómo empatizar con el jugador, sentir por el personaje y que no resulte un simple peón para la campaña. Por su parte, recomiendo jugarlo con voces en inglés porque el doblaje en español es un detalle para los jugadores pero saca mucho de la inmersión, pierde la esencia de la actuación y es bastante mediocre. Aprecio muchísimo que se doblen los juegos, pero con cierto nivel.

Un terror puro y sangriento, cartas del tarot para predecir el futuro y una banda sonora cuidadosamente seleccionada

A partir del mencionado capítulo 3 y, tras una extensa introducción, The Quarry no da un solo respiro. El mal acecha y no le miramos a los ojos de primeras, pero sabemos qué es lo que está dándonos caza, aunque no es lo único. ¡No más detalles! Solo decir que la acción desenfrenada dura la mayor parte del juego, pero desgraciadamente cada capítulo parece más corto que el anterior cuando estás metido de lleno en la campaña; el ritmo aligera considerablemente, yendo de menos a más hasta que alcanza su clímax final. Desde que jugué Horizon Zero Dawn o Vampire: The Masquerade – Swansong, ya estoy curado de espanto respecto a lo tedioso que puede hacerse un juego en sus primeras horas, para luego dar la sorpresa y engancharte hasta verte obligado a terminarlo. ¿Soy poco paciente? Evidentemente.

Las situaciones de tensión son bastante más frecuentes, por no decir constantes, que en otros títulos similares. Ninguno de los personajes está o puede estar tranquilo, y el cambio de control entre ellos permite que el juego sea más fluido y las escenas no parezcan quedarse estancadas más de lo necesario. Adoro que estos juegos no me den ni un solo respiro, porque en ello reside uno de los pilares fundamentales para crear esa sensación de terror. Por si fuera poco y en comparación con otros títulos relacionados, no solo tenemos un mal o fuente de preocupación, por lo que esas tramas se van resolviendo conforme los caminos que se tomen, no sabiendo en ningún momento quién es más malo, o cuál de los enemigos es la amenaza real. En cuanto al mejor compañero de la tensión, tenemos una banda sonora especialmente diseñada para una aventura de terror actual con aires ochenteros.

Aparte de los efectos de sonido que caracterizan los títulos de Supermassive, o los sustos causados por la impresión de unas notas musicales que cambian ya sea porque se mueve una rama o nos persiguen, se une una lista de pistas musicales con artistas de la talla de Ariana Grande (Moonlight) o Alma Cogan (Fly Me To The Moon), entre muchos otros artistas de ayer y hoy. El juego permite darnos a elegir entre música base o música con canciones licenciadas, así que creo que está claro qué es lo que debemos escoger para tener una experiencia más completa en lo que parece un campamento de verano apacible que, en poco tiempo, se convierte en una lucha por la supervivencia.

No puedo terminar este bloque sin hablar del nuevo coleccionable que presenta The Quarry para poder ver visiones y prepararnos para tomar cierto camino o evitar la muerte de algún superviviente, con la misma mecánica que tenían los tótems en Until Dawn o los cuadros en The Dark Pictures. Esta vez so las cartas del tarot, concretamente los 22 arcanos de la baraja. Encontrarlos por el juego es casual, y debemos estar atentos porque, una vez se nos pase la oportunidad de cogerlos, no hay vuelta atrás. Cada una de ellas tiene un signifcado esotérico y puede mostrar diversas posibilidades a interpretar por el jugador para tomar un buen camino o esquivar un mal que parece irremediable. Al final de cada capítulo, la querida clarividente nos da la opción de leer nuestro futuro eligiendo una carta en caso de haber obtenido varias durante el capítulo, Queda al criterio de cada uno conocer la visión, o no…

El gameplay, ese largo dilema entre película y videojuego

Siempre se ha sabido, o comentado, que este tipo de juegos quedan genial como una película, pero que su gameplay pasa a un segundo plano en el que solo puedes mover un poquito el joystick de vez en cuando. Vale, en parte es cierto que títulos de este género basan su gameplay en eso, pero a lo largo de los años he visto cómo, cada vez, la interacción con el personaje era cada vez mayor. Me ha pasado con la evolución de The Dark Pictures y juegos de Telltale/Skybound como The Walking Dead: no tiene nada que ver cómo empezaron a cómo han ido forjando un estilo más favorable para la jugabilidad. The Quarry es la muestra de una Supermassive que revolucionó el género de la aventura narrativa de terror y que sigue reinventándose juego a juego, aunque quizá no con tanta celeridad como debería.

The Quarry cuenta con numerosas mecánicas más allá de «pasearse por el escenario buscando cosas entre escena y escena», como dirían algunos. Los QTEs están más presentes que nunca, y fallarlos supone más pérdida que en cualquier otro título similar, porque no nos lo ponen nada fácil. También hay un sistema de combate con arma de fuego vagamente heredado de House of Ashes, pero ahora mejorado: el disparo con escopeta para salvar diversas situaciones puntuales o retrasar al enemigo con objetos que cojamos o formen parte del entorno. El no respirar para no alertar al enemigo es un viejo conocido, visto en otras formas como latidos del corazón, aunque ahora es bastante más fácil ejecutarlo satisfactoriamente, mientras que los latidos tenían más complicación a la hora de acertarlos. ¿Que sigue manteniendo un ritmo muy escénico? Sí. ¿Que las partes de gameplay ganan peso? También.

Para terminar, se trata de una experiencia muy disfrutable, principalmente por la tan atractiva narrativa que tiene, perfecta para estos días de calor veraniego. Until Dawn me gustó mucho, el cual no jugué de salida sino más adelante, lo que quizá no me permitió vivirlo tan intensamente y con el hype que supone un lanzamiento, pero me mantengo en que este es bastante mejor que su predecesor espiritual, no por que el otro sea inferior, sino porque en este he sentido que tengo más control sobre el gameplay y la toma de decisiones está mejor implementada, mismo motivo por el cual House of Ashes es mi predilecto de The Dark Pictures: Supermassive Games escucha a sus jugadores y, aunque todavía le queda mucho por escuchar, The Quarry consigue acercarse bastante más a tener un equilibrio entre película y juego interactivo, fifty/fifty, que eleva a cotas bastante altas la experiencia como estudio plasmada en su nuevo lanzamiento.

¡Cuidado con esos monitores ahí fuera! Al fin y al cabo, lo que no te mata, te hace más fuerte.


Plataforma revisada:

CONCLUSIÓN: The Quarry es un digno sucesor espiritual de Until Dawn, llegando a ser la obra más elaborada y completa de Supermassive Games. Con un elenco de actores magnífico en interpretación más captura de movimiento, y más jugabilidad que en proyectos anteriores, estamos ante uno de los mejores juegos de aventura narrativa de terror del momento.

LO MEJOR:

  • Se trata de la secuela espiritual de Until Dawn
  • El casting y su impecable trabajo en el doblaje/actuación y la captura de movimiento
  • Cada pasada es única: numerosas historias dentro del mismo juego gracias a su rejugabilidad
  • Las pistas musicales licenciadas están elegidas a la perfección para cada escena en la que aparecen
  • La introducción de las cartas del Tarot como nuevo coleccionable para la clarividencia y el devenir de las consecuencias
  • Es una genial adaptación actual de Friday the 13 en cuanto a referencias y ambientación…

LO PEOR:

  • Tarda en arrancar, lo que requiere paciencia
  • El doblaje en español saca al jugador de la experiencia casi constantemente, es mejor jugarlo en VOSE para disfrutar de la actuación del casting
  • Algunas animaciones y expresiones faciales (contadas con los dedos de una mano)
  • … pero esto puede restarle algo de originalidad a la trama

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s