Análisis | Evil Inside


Volvemos a recorrer una casa familiar que reconocemos al instante, y eso nos aterroriza en el mejor de los sentidos

Desde que jugué Horror Tales: The Wine hace un par de meses, cuya reseña podéis leer aquí, he empezado a cogerle el gusto a los títulos de terror desarrollados/editados por JanduSoft y distribuidos por Tesura Games (¡versión para PS5 ya disponible en formato físico gracias a ellos!), quienes me han facilitado muy amablemente una clave de Evil Inside para poder elaborar el presente análisis y a quienes estoy enormemente agradecido de que me hayan dado la oportunidad de hacerlo. JanduSoft se está aficionando por este tipo de títulos y va por muy buen camino.

Con Evil Inside, nos presenta una aventura cortita pero altamente disfrutable (y con la que estaremos en continua tensión) que sienta las bases de lo que esta desarrolladora podrá hacer en el futuro. Este juego es un claro homenaje a P.T. que, para quien no lo sepa (si es así, ¿dónde has estado viviendo todos estos años?) es una demo jugable que fue lanzada en 2014, desarrollada por Kojima Productions y distribuida por Konami, que fue una antesala al supuesto siguiente Silent Hill de la franquicia, aunque finalmente nunca salió por diferentes creativas entre creador y editor, siendo esta demo finalmente retirada de PlayStation Store y quedando injugable para quien no la tuviera descargada con anterioridad.

Muchos juegos han tratado de recrear o han recreado la experiencia de P.T., siendo Evil Inside es uno de ellos, creando un título prácticamente idéntico aunque con nuevas funciones y más salas repartidas por la casa donde se desarrolla el juego. Lamentablemente, no aprovecha del todo estas novedades y se queda como una experiencia disfrutable para pasar un par de horas entretenido y tener varios sustos que, sin duda, impactan al que está frente a la pantalla. No podemos juzgar a Evil Inside de querer hacer su propio P.T., ya que otros muchos títulos lo han hecho y siguen haciendo, y menos a un precio tan reducido como tiene este juego.

Encerrados en una casa habitada por el fantasma de nuestra madre con un efecto bucle que actúa como niveles o «rondas» de progresión

La narrativa de Evil Inside se cuenta de manera bastante sencilla: la madre del protagonista ha sido asesinada de forma muy desagradable en lo que se supone ha sido un crimen machista llevado a cabo por el su marido. Es entonces cuando, en un intento por saber más acerca de lo que le ocurrió a su madre, tomamos el papel del mayor de dos hermanos, que termina haciendo una ouija en la casa familiar donde tiene lugar la historia y que, por supuesto, abre las puertas del infierno: la ouija se rompe en varios pedazos, quedamos encerrados en la casa y empiezan a pasar sucesos paranormales presumiblemente provocados por el fantasma de la madre.

Como comento en líneas anteriores, la ouija queda destrozada en varios trozos que se pierden tras la sesión de espiritismo. Nuestro objetivo es ir avanzando por la casa y progresar en lo que el juego llama «rondas» (comúnmente niveles) donde tenemos una tarea por hacer que siempre debemos descubrir por nosotros mismos en base a las estancias de la casa que estén abiertas o gracias a nuestra exploración. No hay un HUD ni nada que nos indique pistas, por dónde ir o qué hacer. Estamos completamente solos en esto y la tarea principal consiste en ir avanzando, retorciendo y volviendo a avanzar hasta descubrir algo fuera de lo común como un cajón que puede abrirse, un agujero en la pared o una caja fuerte que esconde una herramienta necesaria para combinarla con otro objeto.

En nuestra andadura por la casa, para la que hay que armarse de paciencia porque quedarse atascado es más que probable, aunque no durante mucho tiempo porque con ir tanteando el escenario y también gracia a ensayo y error conseguimos completar un objetivo concreto que forma una sucesión de rondas en la que, de alguna manera, nos van explicando cómo sucedió todo previo al asesinato. Con cada ronda superada, se abre la puerta del final que da al sótano, conseguimos un trozo e ouija y volvemos a adentrarnos en la casa, creando ese efecto modo bucle en el que nunca nada es igual pero estamos en el mismo sitio. No se hace largo, y aunque resulta muy lineal por antonomasia y porque el fin del juego y cómo está desarrollado es así, no puede ser de otra manera, cada ronda es diferente y siempre hay algo nuevo que explorar.

Los sustos, por otro lado, están contados pero son verdaderamente acojonantes. Evil Inside juega con una fórmula mágica que pocas veces falla y más en un juego de avanzar y retroceder por un escenario pasillero. Siempre va a haber un momento en el que aparezca algo en la pantalla, como una presencia al final del pasillo, una respiración tras de ti, una aparición random que te da la pista para la ronda en cuestión, o un susto que a mí me hizo gritar y dejar el mando durante un buen rato. Pero esa fórmula mágica combinada con la sensación de claustrofobia que tiene el juego gana siempre, porque el susto por impresión siempre es la mejor opción.

Tiene muy buenas ideas y mecánicas, pero duran tan poco o se quedan tan cortas en uso que resultan muy grandes oportunidades perdidas

No puedo finalizar el análisis sin hacer una más que necesaria mención a algunas mecánicas y/o añadidos originales que tiene Evil Inside, pero que para poca fortuna, los disfrutamos durante muy poquito tiempo. Sin entrar en demasiados spoilers, tirando al clímax del juego, obtenemos una cámara de fotos Polaroid con la que podemos descubrir mensajes y manchas ocultas en la pared que no se ven a simple vista. Esto es bestial, porque la cámara podría haber estado con nosotros desde el principio del juego para ayudarnos como un pseudo HUD y darle al juego algo más de vida útil y originalidad respecto a P.T.. Reconozco que me ha encantado utilizar la cámara aunque es durante menos y nada, como he comentado. Incluso, de haber estado desde el comienzo del juego o desde las primeras rondas, habría sido un importante reclamo para vender y publicitar unas funciones bastante interesantes, aunque al final todo queda ensombrecido por su hermano mayor.

Otra de las cosas son las diferentes estancias de la casa. En este aspecto, Evil Inside aprovecha un poco más la diversidad de zonas jugables, pero en el fondo quedan como zonas de paso que no añaden nuevos retos u objetivos al juego. Quizá, el hecho de haber sido no lineal con diferentes formas de avanzar en el juego u otros niveles a conseguir por tomas de decisiones variadas, podría haber alargado la duración y convertirlo en un lanzamiento todavía más aprovechable. Todas estas ideas son, claramente, postmortem, pero creo que no hubiera necesitado mucho más para conseguir una notoriedad mayor en el género, y es algo que me da rabia porque al final todo quedan en un juego disfrutable pero corto que peca de poco atrevido y original.

Con esto, Evil Inside termina siendo un experimento para futuros juegos de terror desarrollados/editados por JanduSoft, y es un buen punto de partida porque en su catálogo tiene otros títulos ya publicados y/o en camino que superan con creces la experiencia que ofrece Evil Inside, lo cual es una gran noticia porque se demuestra que detrás hay una búsqueda por mejorar. Le ha faltado aprovechar y exprimir más sus propias ideas, que desconozco si ha sido por no querer arriesgar demasiado y mantener este título como un equivalente a P.T. sin grandes cambios, o porque todas esas ideas vinieron al final del desarrollo y ya las dejaron para esa última recta del juego, pero podría haber sido mucho más e incluso alzarse como un título indie de terror bestial de ser más ambicioso. Sigo queriendo disfrutar más de sus trabajos, eso seguro, porque apuntan alto.


Plataforma revisada:

CONCLUSIÓN: Evil Inside es un título corto con notables gráficos donde experimentamos buenas dosis de exploración en absoluta soledad con unos momentos de terror muy intensos pero con una clara fórmula funcional: la impresión y el miedo a seguir avanzando. Se trata de un homenaje a P.T. en toda regla, con varios aspectos idénticos a la demo jugable de Kojima: el diseño de la casa, desarrollo de la historia y modo bucle en el que se basaba este experimento. Lo nuevo que incorpora este título es poder acceder a otras zonas de la casa donde se desarrolla el juego y vivir otro punto de vista narrativo. Es una gran oportunidad para revivir P.T. tras desaparecer de PlayStation Store. Un buen primer paso para juegos similares por parte de la desarrolladora.

LO MEJOR:

  • Buenos gráficos con una casa recreada al detalle que se ve de lujo en PlayStation 5
  • Los sustos tienen un nivel de intensidad realmente elevado, estando muy conseguidos gracias a una fórmula perfecta: impresionar cuando menos lo esperas
  • Hace un gran uso de la exploración, generando sentimiento de soledad en la casa mientras descubrimos cómo seguir
  • Su precio reducido en versión física para PS5 invita a probarlo para pasar una tarde de miedo

LO PEOR:

  • Es cortito, en menos de dos horas se puede completar íntegro
  • Podría tener diferentes finales u otras opciones para que no resulte en dejarlo tras una primera y única pasada
  • No puedo dejar de verlo como una copia prácticamente idéntica de P.T.
  • Desaprovecha novedades como las salas de la casa y la cámara de fotos, que podría haber sido un buen aliciente principal

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s